EL ARTE GÓTICO II: ESCULTURA Y PINTURA

ESCULTURA
La escultura gótica, a diferencia de la románica que estaba muy sujeta al marco arquitectónico, se independiza de él y adquiere un mayor realismo.

Sus principales características y temas son:
  • Mayor expresividad, realismo y detalle en los rostros
  • Figuras separadas del marco con volumen en ropajes y cuerpos
  • Incorporación del movimiento y los gestos
  • Comunicación entre los personajes que se relacionan entre sí perdiendo el hieratismo (rigidez) del románico (Virgen Blanca de León)
  • Nuevos soportes como el retablo en madera policromada y el sepulcro en piedra o mármol con el difunto yacente, orando o recostado acompañado de animales, monjes o plañideras.
  • Se multiplica el número de esculturas en la fachada y por toda la iglesia o catedral: en tímpanos, arquivoltas, parteluces, torres, tejados (gárgolas), pilas bautismales, retablos y capillas. El tema principal del tímpano sigue siendo el Juicio Final pero con un Cristo sufriente con los estigmas de la Pasión.
Las portadas góticas más importantes son las de Reims, Chartres, Notre Dame de Paris y Amiens en Francia o la del Sarmental en Burgos.
En cuanto a retablos destaca el de la Cartuja de Miraflores (Burgos) de Gil de Siloé. 
En sepulcros son muy representativos los del Doncel de Sigüenza (Guadalajara) o el de Felipe Pot (París)
          
     




 
PINTURA
En el interior de las catedrales góticas el espacio para las pinturas murales, a diferencia del románico, se reduce por la aparición de las vidrieras de colores. 
Se generaliza, así, el uso de las pinturas sobre tabla de madera policromada (retablos). Solían colocarse detrás de los altares, en el ábside, y podían alcanzar un gran tamaño (con hasta 2 o 3 tablas formando un díptico o un tríptico).

Los temas son principalmente religiosos (escenas de la vida de Cristo, la Virgen o los Santos) pero también aparecen personajes notables de la época como donantes de las obras retratados en los retablos y tablas. Las obras adquieren un mayor realismo y los fondos dorados son sustituidos por arquitecturas y paisajes aportando cierta perspectiva. Las figuras adquieren unas proporciones más naturales y una mayor expresividad en rostros y gestos.


En el s XV, en los Países Bajos y Flandes, se desarrolla una importante escuela de artistas que pintan al óleo y con gran realismo no sólo escenas religiosas sino también a burgueses, retratos y paisajes (escuela flamenca)
Sus autores más destacados son Jan Van Eyck, Roger van der Weyden o El Bosco.
     

 




En Italia, destacan las pinturas murales y sobre tabla de Giotto o Duccio, que anticipan el Renacimiento.

 

EL ARTE GÓTICO I: ARQUITECTURA

ARQUITECTURA




A mediados del siglo XII, en Francia, surgió un nuevo estilo artístico que se extendió por toda Europa entre los siglos XIII-XV: el arte gótico.
Se desarrolló, sobre todo, en las ciudades, es decir, fue un arte urbano impulsado por la burguesía y el poder eclesiástico que residían en las ciudades y costeaban la construcción de las grandes catedrales y obras góticas.
   


 

    
   

Pero, el desarrollo de las ciudades provocó también el auge de nuevas construcciones civilesayuntamientos con altas torres para el gobierno municipal (Florencia, Siena, Brujas), palacios para nobles y burgueses ricos (Florencia,Venecia), lonjas para los mercaderes (Valencia), atarazanas para construir barcos (Barcelona) o universidades para nuevos estudiantes (Alcalá de Henares).

Sin embargo, el edificio más representativo del gótico será la catedral, imponente construcción que demostraba el poder de la Iglesia y de la ciudad en la que era erigida (levantada).
 




En las catedrales es donde se reunen los principales elementos del arte gótico:
  • Arco apuntado u ojival, más ligero que el de medio punto románico y que permitía construcciones más altas, aligerar el muro y colocar grandes vidrieras aumentando la luminosidad del interior.
  • Bóveda de crucería, resultado de cruzar 2 arcos ojivales, que se sujeta sobre pilares más ligeros que en el románico y que permite construir a mayor altura que las bóvedas de arista románicas. Con el tiempo se irán complicando cada vez más (tripartitas, estrelladas, en abanico..) al cruzarse más nervios.
  • En el exterior arbotantes y contrafuertes sujetaban, a modo de esqueleto, el peso de las cubiertas. El muro prácticamente desaparece y es sustituido por grandes vidrieras de colores.
  • Encima de los contrafuertes había pináculos; sobre el crucero de algunas catedrales una altísima linterna y, por todas partes, flechas que remataban, a modo de decoración, la catedral dando gran sensación de altura.
  • En la fachada, con una portada ricamente decorada con esculturas, aparecían 2 grandes torres con un rosetón central rematado, en ocasiones, por un elemento triangular llamado gablete.
  • La planta sigue siendo de cruz latina pero se amplía el número de naves, hasta 5 o 7, y sobre todo su altura (con tres pisos, uno de ellos de tribunas). 
 
 

  
 

   
  
 





Ejemplos de catedrales e iglesias góticas más representativas: León, Burgos, Toledo, Palma de Mallorca, Santa María del Mar o Murcia en España; Notre Dame y la Saint Chapelle de París, Amiens, Chartres o Reims en Francia; Colonia en Alemania; Siena o Milán en Italia o la Abadía de Westminter en Inglaterra.