PINTURA ROMÁNICA


Tanto la pintura como la escultura románicas tenían una función principal, aparte de su carácter decorativo y religioso: adoctrinar o enseñar al pueblo y explicarle los hechos y pasajes de la Biblia para temer al pecado y al Infierno.
La mayoría de la población en la Edad Media era analfabeta así que las imágenes de las iglesias románicas (en retablos, portadas y capiteles) eran los libros de piedra donde los fieles podían leer y aprender sobre los pasajes de la Biblia que oían en los sermones.
  • Las pinturas cubrían la mayoría de los muros y del ábside de las iglesias
  • Se usaba la técnica del fresco: sobre el muro se echaba una capa de yeso y, aún húmedo, se pintaba sobre él de manera que los colores se fijaban mejor y nos han llegado hasta hoy.
  • Las pinturas románicas son muy expresivaslas figuras tienen contornos negros muy marcados y colores uniformes
  • No hay profundidad ni volumen ni perspectiva
  • Las figuras están pegadas al fondo adaptándose, en ocasiones, al marco arquitectónico.
  • Los personajes se ordenan en perspectiva jerárquica, el más importante es de mayor tamaño (p ej. Cristo, la Virgen...). 
  • No se deja apenas un espacio vacío (horror vacui) y los fondos son dorados.
El modelo más usado es el Pantocrátor (Cristo Todopoderoso en Majestad) en los ábsides que también se usa en las portadas. En los muros había escenas de la Biblia y las vidas de los santos.
Su disposición es la siguiente:
  • Cristo en majestad aparece a mayor tamaño dentro de una mandorla o almendra mística rodeado de las letras griegas alfa (α) y omega (Ω) (principio y fin)
  • Con su mano derecha bendice mientras que con la izquierda sostiene un libro con la frase "Ego Sum Lux Mundi" (Yo soy la luz del mundo).
  • Se encuentra rodeado de las figuras de los 4 evangelistas: Juan con su águila, Mateo con un ángel, Marcos con un león y Lucas con un toro (Tetramorfos)
 

 







Además de los frescos se usaban las pinturas sobre tabla, maderas cubiertas con una fina capa de yeso que cubrían los frontales o altares de las iglesias más modestas.

  

ESCULTURA ROMÁNICA


La escultura dependía mucho de la arquitectura y las figuras apenas se separaban de la superficie que ocupaban.
Su lugar principal eran las portadas, columnas y capiteles.
Las portadas, donde también se representaba el Pantocrátor, tenían varios elementos característicos:
  • El tema predominante solía ser el Juicio final con Cristo rodeado de los 4 evangelistas (Pantocrátor).  Se sitúa en el tímpano
  • En las arquivoltas, los arcos abocinados que rodean al tímpano, aparecían los ancianos del Apocalipsis o escenas del Antiguo y el Nuevo Testamento. Sobre el dintel de la puerta aparecían escenas parecidas.
  • En el parteluz aparecía la Virgen con el Niño en brazos o un personaje destacado (obispo, apostol...)
  • En los capiteles de las portadas aparecían escenas de la Biblia, de las vidas de santos pero también temas vegetales, escenas cotidianas o terribles escenas del Apocalipsis con monstruos representando el pecado y el Infierno (para provocar el rechazo hacia él).

 
   
Pero también había tallas religiosas en madera y policromadas (con varios colores) que se solían colocar en los altares de iglesias, monasterios, conventos y ermitas. Los principales temas eran el Cristo Crucificado (hiératico o quieto, con 4 clavos, vestido, pegado al marco y sin mostrar ningún dolor) y la Virgen con el Niño en brazos (hierática, sin comunicación con el hijo y haciendo de trono).

 


 



ARQUITECTURA ROMÁNICA


Entre los siglos XI-XIII se desarrolló, en gran parte de Europa, un estilo artístico que, por su semejanza con algunos elementos del arte romano, recibió el nombre de Románico.
Debido a la importancia de la religión en la sociedad feudal, las principales manifestaciones artísticas y obras del románico fueron religiosas con un objetivo principal: exaltar la gloria de Dios educando a los creyentes.
 




El principal edificio románico (que aparece también como parte fundamental de los monasterios) es la iglesia. Sus características son:
  • Construida en piedra, a base de grandes sillares con muros anchos reforzados con contrafuertes y escasas ventanas abocinadas.
  • Planta en forma de cruz latina, con 3 naves, con un brazo más corto denominado transepto y otro largo que hace de nave principal. Donde se cruzan ambos brazos se llama crucero y está cubierto por una torre o cimborrio redondo o de forma octogonal.
  • La cabecera de la iglesia, llamada ábside, solía ser semicircular y, a veces, las naves laterales se prolongaban y lo rodeaban formando un pasillo llamado girola. Pegados al ábside podía haber, en las iglesias más grandes pequeñas capillas semicirculares formando absidiolos.
  • La cubierta de la nave principal era de bóveda de cañon sujetada sobre gruesos muros y pilares o columnas de piedra. Las naves laterales tenían bóvedas de arista.
  • Por todas partes (bóvedas, ventanas, puertas...) se usaba el arco de medio punto sujetado sobre columnas con capiteles decorados y pilares cruciformes.
  • Pegadas a la iglesia solía haber una o dos torres-campanario mucho más altas y con varias ventanas. Podían también estar separadas de ella y servían para llamar a la oración a los fieles.
  • La fachada podía ser sencilla o estar muy decorada. En la portada, sobre las puertas de entrada, había numerosas esculturas.