LA MEZQUITA: LUGAR DE ORACIÓN

Las mezquitas son, como las sinagogas judías o las iglesias cristianas, lugar de culto, de enseñanza y de reunión de los creyentes, de lectura y estudio del Corán.
Los musulmanes se reúnen allí, especialmente el viernes, para rezar a Alá bajo la dirección del imán y mirando hacia La Meca.

La estructura de la mezquita es muy simple y se asemeja, al parecer, a la casa de Mahoma en Medina:
  • El gran patio o sahn, es un patio porticado a cielo abierto donde se reunen los fieles antes de entrar, tiene una fuente para las abluciones donde los musulmanes se lavan para estar puros en el rezo (también entran descalzos y las mujeres con velo)
  • El haram o sala de las oraciones, una amplia sala más ancha que larga que tiene, en ocasiones, un bosque de columnas que recuerda al Jardín del Edén, lugar donde todo musulmán quiere llegar tras su muerte. Allí es donde, sobre alfombras, los musulmanes rezan mirando a La Meca. A su vez en ella se encuentran:
  • La quibla: que es el muro orientado a La Meca y hacia donde se dirige el rezo (dirigido por varios imanes)
  • El mihrab: que es una pequeña capilla vacía pero muy decorada situada en la quibla y donde delante se solía situar al califa para sus rezos (en una zona lujosamente decorada y separada del resto llamada macsura)
  • El alminar o minarete, es la torre desde la que el almuhédano o almuecín llama a la oración 5 veces al día.
Entre las mezquitas más conocidas del mundo destacan: Ibn Tulun en El Cairo, la Cúpula de la Roca en Jerusalén, las mezquitas de La Meca y Medina y la Mezquita de Córdoba.

  
Mezquita Ibn Tulun (El Cairo)         Cúpula de la Roca (Jerusalén)
  
Mezquita Kairouan (Túnez)
 
 
Mezquita del Profeta (Medina)
 
Mezquita Suleymaniye (Estambul)

 
  
Mezquita de Córdoba
 










LA EXPANSIÓN DEL ISLAM


 
Tras la muerte de Mahoma y la ocupación de la península arábiga, entre los siglos VII y VIII los musulmanes se lanzaron a conquistar amplios territorios en el Mediterraneo Occidental.

La conquista tuvo varias etapas:
LA PRIMERA EXPANSIÓN

Los cuatro primeros califas (632-661) sucesores de Mahoma conquistaron Egipto, Siria, Irak y parte de Irán enfrentándose a los Imperios persa y bizantino
Fueron elegidos como califas, o sucesores de Mahoma, entre familiares cercanos al profeta, pero, desde el principio, la forma de elección, generó una división entre los musulmanes que aún sigue hoy:
  • Chiitas, minoritarios, o defensores de que el califa debía ser descendiente directo del profeta Mahoma (como el yerno de Mahoma, Alí, casado con su hija, Fátima)
  • Sunitas, mayoritarios, defensores del Corán y la tradición islámica (sunna), que defendían que el califa debía ser elegido entre los mejores creyentes del Islam.
Después ocuparon todo el Norte de África tras una dura guerra contra las tribus nómadas del Magreb (bereberes) y conquistaron la Península Ibérica (711-714) que pasó a llamarse al-Ándalus.
         Sólo los francos frenaron su expansión por Europa derrotándoles en la batalla de Poitiers (732).
 

 

 

 

 

Paralelamente, aprovechando la debilidad del Imperio Bizantino (lo que quedaba del Imperio Romano de Oriente) llegaron hasta su capital, Constantinopla, pero tras un largo asedio tuvieron que retirarse.

Finalmente conquistaron todo Irán, Afganistán y penetraron en Asia central hasta llegar a Pakistán (cerca de la India)

EL CALIFATO DE DAMASCO
Entre los años 661-750 los territorios conquistados permanecieron bajo la autoridad de los califas de la familia Omeya establecidos en Damasco (capital de Siria).
Para gobernar, los califas delegaron su poder en un primer ministro o visir y cada provincia estaba gobernada por un emir o walí
 



En los territorios ocupados mediante la yihad (guerra santa) los conquistadores musulmanes permitieron a los pueblos sometidos conservar su propia religión, leyes y costumbres.
Así cristianos y judíos podían seguir practicando sus ritos, mantener sus comunidades y costumbres y trabajar en sus oficios a cambio de pagar tributos o impuestos al gobernador musulman de su provincia.
Con el tiempo, como los musulmanes (especialmente los árabes) tenían grandes privilegios económicos y sociales, muchos de los habitantes de las zonas conquistadas se convirtieron al Islam.

EL CALIFATO DE BAGDAD
A partir del 750 la familia de los Abasíes derrota (y aniquila) a los Omeyas (el último de ellos se refugiará en Al-Andalus) fundando un nuevo califato con capital en Bagdad (actual Irák)

Durante el califato abasí, los musulmanes conquistaron todo el Mediterráneo practicando una intensa actividad comercial por tierra y mar que distribuía todo tipo de mercancías desde Al-Andalus y el Norte de Africa hasta China.

En el s X surgieron divisiones en la unidad del Califato (como otro califato en Córdoba) debido a la invasión de tribus nómadas de Asia Central (turcos y mongoles).

En 1258 la dinastía Abasí fue derrotada por los mongoles que, a pesar de ello, se convirtieron al Islam y lo expandieron por Asia Central hasta la India.

En 1453, tras la toma de Constantinopla, la capital del Imperio Bizantino,  por los turcos, el Imperio Otomano o turco controló el mundo islámico hasta el s. XIX. dando también fin a la Edad Media.

LOS PILARES DEL ISLAM

EL CORÁN Y LOS 5 PILARES DEL ISLAM
Mahoma predicó una religión muy sencilla que está recogida en su libro sagrado: el Corán. Este libro recoge las verdades que Alá reveló a Mahoma y, tras su muerte, fueron recogidas y escritas.
Está escrito en árabe y se compone de 114 suras o capítulos. Las primeras suras definen las bases de la religión musulmana, y el resto, reglamentan la vida cotidiana y social de los creyentes.
  


Estas normas forman la ley islámica o sharia que todos los musulmanes siguen.

El primer fundamento de la fe islámica es el monoteísmo. Los musulmanes creen en Dios único, eterno y todopoderoso, Alá. Nada le es comparable y no debe ni siquiera representarse en imágenes ni tampoco a Mahoma. Es la creencia en un solo Díos, en Alá, y en la sumisión a su voluntad (esto quiere decir Islam) y en su profeta Mahoma. Su profesión de fe se reduce a la frase: “No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta”.
Alá ha enviado a Mahoma que es su profeta, para recordar a los hombres la ley que deben cumplir.
El Islam no tiene sacerdote, pero existen directores de oraciones (imanes) e intérpretes de los textos del Corán (ulemas).
El lugar sagrado para los musulmanes es la mezquita y el día festivo es el viernes.
 

  

 
 
  

Todo buen musulmán y musulmana debe seguir los llamados cinco pilares del Islam:
  • Creer en un sólo Dios, Alá. “No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta” (Allahu Akbar, Alá es el más grande)
  • Rezar cinco veces al día en dirección a La Meca.
  • El ayuno diurno en el mes del RamadánNingún musulmán, salvo los niños, enfermos, embarazadas y ancianos, puede comer nada desde la salida hasta la puesta del Sol. Entonces se celebra un gran banquete en familia.
  • Dar limosna a los más pobres.
  • La peregrinación a La Meca, al menos una vez en la vida.

Para los musulmanes no existe una frontera entre la vida religiosa y la vida cotidiana.
Basándose en el Corán, el Islam sostiene algunos principios básicos de organización social, económica y política:
El poder sólo pertenece a Alá, y quienes lo ejercen son sus delegados. Los dirigentes son a la vez jefes políticos y religiosos, y reciben el nombre de califas. Los primeros califas fueron elegidos entre la familia de Mahoma.
También la propiedad tiene un carácter religioso. Todos los bienes pertenecen a Dios y los hombres son sólo sus usuarios. Como existen diferentes niveles, es necesaria la lismona, la ayuda mutua y la prohibición del préstamo con interés.
La justicia debe ser aplicada, siguiendo las normas del Corán, por un juez, llamado cadí, nombrado por el califa entre los mejores creyentes.
La organización familiar, los ritos del nacimiento y de la muerte, el sistema hereditario, la condición de la mujer o la poligamia están regidos por los textos sagrados o sus interpretaciones.

PRESENTACIÓN ISLAM Y OTRAS RELIGIONES

GLOSARIO DEL ISLAM (20 MINUTOS)

RADIOGRAFÍA DEL ISLAM EN ESPAÑA (20 MINUTOS)

EL NACIMIENTO DEL ISLAM


El Islam, como el judaísmo y el cristianismo, es una religión monoteísta que cree en un solo Dios, llamado Alá. Según sus seguidores, los musulmanes, fue transmitida a los seres humanos a través de un profeta llamado Mahoma.
La nueva religión empezó a ser predicada por Mahoma, en la Arabia del siglo VII, de donde era originario.
 
MAHOMA, PROFETA DEL ISLAM
Arabia era una península desértica situada en Oriente Medio.

La civilización islámica surge en la Península Arábiga situada en el continente asiático, entre África y el Mediterráneo Oriental y entre el Mar Rojo, el Golfo Pérsico y el Océano Índico.
Sus habitantes eran beduinos caravaneros, ganaderos nómadas y agricultores en las zonas de los oasis.

Creían en muchos dioses, por lo que eran politeístas, siendo La Meca un importante centro religioso, donde se albergaba la piedra negra sagrada en la Kaaba, posiblemente un meteorito encontrado en el desierto, a la que acudían los peregrinos de toda Arabia.

LA PIEDRA NEGRA DE LA KAABA (wikipedia)

Mahoma nació en La Meca en el año 570 y quedó huérfano muy pronto. Fue educado por su tío que trabajaba conduciendo caravanas de camellos por el desierto de Arabia.
A los 25 años entró al servicio de una rica viuda, con la que se casó y tuvo tres hijos y cuatro hijas. Era un hombre muy religioso y acostumbrado a retirarse a la cueva de Hira, en las afueras de La Meca para meditar.
Según la tradición, un día el arcángel Gabriel le anunció que él era el nuevo profeta de Alá (Dios en árabe) y debía predicar una nueva religión basada en el sometimiento a la voluntad divina: el Islam.
 
  

 







Mahoma explicó a los habitantes de La Meca lo que Alá le había transmitido y les pidió que abandonaran sus viejas creencias. Pero su mensaje no fue bien aceptado y fue perseguido por sus ideas.
Mahoma abandonó La Meca para refugiarse en la ciudad de Medina en el año 622: es la llamada Hégira o huida, fecha que marca el inicio de la era musulmana.
Mahoma consiguió convertir a los habitantes de Medina a la nueva religión, y con su ayuda atacó La Meca, en el año 630 y destruyó a los antiguos ídolos de esa ciudad. Sólo mantuvo la Kaaba como símbolo de unidad entre los seguidores de la religión musulmana en la ciudad de La Meca, ya que desde entonces todos los musulmanes rezan mirando hacia La Meca-Kaaba.
A su muerte, en el año 632, Mahoma había dominado toda Arabia y la mayoría de árabes eran musulmanes.
Sus sucesores al mando de la comunidad musulmana pasaron a llamarse califas, tenían el poder religioso y político y empezaron a difundir el Islam por todo el mundo.

CALCULADORA AÑOS ISLÁMICOS


La palabra Islam (sometimiento) engloba a todos los que creen en la fe predicada por Mahoma, que es el islamismo, y el término musulmán (creyente) es el correcto para designar a los seguidores del Islam.
Cuando nos referimos a árabes, sólo hacemos mención a los nacidos en Arabia que no son todos los musulmanes.